viernes, 24 de agosto de 2012

Apostar por que? o por quién?


En el juego de la vida hay que apostar y si te toca perder pagar y callar  y seguir jugando con la esperanza de ganar la próxima vez. Como en todas las apuestas, alguien tiene que ceder la mano, mientras no haya rendición  no se acaba la batalla. En la vida como en las apuestas no siempre importa quien es el ganador sino lo que ese esta apostando; y a veces para ganar en el amor hay que dejarse perder; perder los miedos, los peros, las dudas, por que aunque algunos inseguros tituben a la hora de la hora hay que saber jugársela para ganar, apostar todo o nada. Hay partidas ganadas que se disfrazan como derrotas, por ejemplo, perder una apuesta por amor también es una manera de amar y no es fácil, pero hay que saber apostar por amor, por que el odio es una carga demasiado pesada. Sea como sea para vivir hay que apostar y siempre que se juega se corre el peligro de perder y también de perdernos en el camino. Pero lo mas triste en esta vida es no apostar nada, es vivir sin jugársela… o eso creo yo.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar